Tratamiento

Han pasado casi 3 años desde que el fenómeno del niño azotó el país. La situación ha ido empeorando con el paso del tiempo, la desesperación e intento por sobrevivir las personas saquean y comen animales en la ciudad. La situación sobrepaso a los gobiernos democráticos y ahora un estado militar trata de recuperar el control ordenando `Toque de Queda`. Por lo que esta historia plantea una sociedad en caos por la intensa sequía que ha desencadenado una crisis ambiental, política y humanitaria.

La historia se cuenta desde la vida de Ana que acompañada de su perro Mayo, se queda en casa para evadir los peligros de la calle y obedecer el `Toque de Queda`. Ana es una mujer de 43 años, costurera de profesión. Es una mujer hermosa de contextura delgada y cabello largo negro. Toda su atención y su amor está dedicado a su perro Mayo, un hermoso criollito juguetón que adoptó. Mayo es la alegría y compañía de Ana desde que se divorció de su marido.

En la vida de Ana observamos la cotidianidad de una persona que sobrevive en la crisis, llevando una medida cautelosa de consumo de agua, situación que la llevará al extremo sumergiéndola en la vulnerabilidad que experimenta una persona en esta crisis humanitaria, afrontando un panorama devastado y poco prometedor. que entrevé el comportamiento de una sociedad citadina desesperada sobreviviendo en la Selva de cemento.

Deseo crear una historia que genere conciencia, sin decir explícitamente que cuidemos el agua, sino recalcando el posible escenario al que nos enfrentamos si no tenemos agua. Personalmente siempre he estado en defensa de los recursos naturales y mezcar eso con mi pasión de hacer cine es una oportunidad para crear una historia que pueda generar conciencia. Crear escenarios que pueden llegar en un futuro, que sabemos que en algún momento pasará, desde la hambruna y la sed hasta lidiar con personas que en el ejercicio de la supervivencia desvinculan su lazo emocional con los animales domésticos para comenzar a verlos como una fuente de alimento.

Casi la totalidad de la historia será narrada en la casa, siendo la cámara cautiva del espacio, como también lo es Ana. Los planos cerrados y detalles de las acciones del personaje, nos darán la proximidad con las sensaciones, reacciones y sentimientos de Ana.

La cámara al hombro también será un elemento importante del lenguaje audiovisual del cortometraje ya que reforzará las situaciones de tensión, desesperación y la angustia que vivirá nuestra protagonista. Los planos subjetivos con cámara al hombro también nos ayudarán a narrar el estado mental y físico de Ana.

En este escenario pos-apocalíptico los tonos claro-oscuros serán predominantes en el cortometraje, Ana y su perro Mayo serán la luz que contrasta con el áspero ambiente de la historia; solo Ana y el perro serán la parte iluminada y colorida que se destaca en cada plano, contrastando con la atmósfera gris que plantea esta historia.

La iluminación:
La luz blanca de un sol eterno, duro, directo y secante, entra por las ventanas para iluminar espacios y contribuir a la resequedad de algunas zonas y elementos.

Esta condición, obviamente genera un alto nivel de contraste al igual que las luces devenidas de candelas en la noche; el fuego, además de generar volúmenes y contrastes acentuados, es la responsable de brindarnos en la obscuridad, esa atmósfera de desazón, vacío y angustia.

La casa de Ana es un lugar vivo, que tenía muchas plantas que han quedado muertas con la sequía, esto nos dará una percepción de que ha trascurrido un largo tiempo desde que comenzó la crisis. Las plantas secas, nos generan la sensación de que Ana y Mayo están sufriendo de deshidratación; estas plantas muertas también manifiestan el apego y la esperanza que está muriendo en Ana.

Los claros oscuros nos permiten generar atención en ciertos elementos de la casa como lo son sus objetos que narren el universo de Ana.

La escenografía en la calle nos generara un ambiente caótico, donde las personas ya están viviendo en la indigencia y los saqueos son parte de la cotidianidad. El aseo público no funciona y en la calle se evidencia los restos de esta quebrantada sociedad.

La sensación térmica de la película es caliente seco. El agua es un personaje más, uno ausente que aparece eventualmente. Por esto es el único elemento con el que jugamos en primeros planos de gotas y planos abiertos de espacios vacíos donde pudo estar en algún momento y objetos que remiten a la falta de agua. Incluso algunas imágenes se ven a través de ella o de elementos que pudieran contenerla como los cristales con los que interactúa Ana.

El sonido tiene una importancia especial en el cortometraje ya que Ana muchas veces no tendrá visión desde las ventanas que le permita observar que está sucediendo afuera de su casa; así que el sonido es lo único que la protagonista puede escuchar desde su casa, siendo este un elemento trascendental para narrar la historia.

En posproducción el sonido reforzará el sentido dramático de la trama, donde se incrementará la tensión de algunos ruidos. La banda sonora tendrá una gran importancia, ya que esta nos ayudará a darle una vibración a cada escena, dependiendo de las sensaciones que se desean transmitir.

El ritmo varía según la situación dramática, desde planos extendidos y abiertos y lentos que permitan la contemplación del espacio donde se sentirá una tensionante quietud. Contrastado con momentos donde el ritmo será rápido, cambiando rápidamente de planos para incrementar y agitar los momentos de acción y suspenso.

Soylent green (Cuando el destino nos alcance) 1973

Esta película crea en un escenario sobrepoblado, donde escasea el agua. A partir de la paleta de colores hacen una excelente elección para dar ese matiz de suciedad y además logra adentrar al espectador a este momento caótico en el diario vivir de un solo personaje.

Debido a la escenografía, la paleta de colores es el referente principal para la película CUANDO LLOVÍA, ya que en Soylent Green representa muy bien, a partir de la actuación y la escenografía la cotidianidad en medio de la escasez.